CITES

Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres

Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)

Nadie valora tanto la naturaleza y la biodiversidad como quienes están en el sector peletero. La naturaleza es preciosa y merece protección. Esto se refleja claramente en aquellos que trabajan en la naturaleza todos los días y dependen de ella para su supervivencia. Por esta razón, la IFF siempre apoyó a CITES, el acuerdo internacional de control comercial de especies silvestres en peligro. CITES ha sido firmado por 182 partes distintas, lo que constituye un acuerdo verdaderamente global.

Muchas veces, en la historia de la humanidad, las especies de plantas y animales en peligro fueron conducidas al riesgo de extinción o a la extinción total. Generalmente esto se debe a fluctuaciones en variables ambientales (p. ej.: cambios en el clima), pero históricamente el comercio de productos de fauna silvestre o derivados de la fauna silvestre ha tenido gran influencia.

    CITES puede dividirse en tres listas conocidas como Los apéndices:

  • Apéndice I:
    El Apéndice I comprende las especies en peligro de extinción. El comercio de especímenes de estas especies solo se permite en circunstancias excepcionales.
  • Apéndice II:
    El Apéndice II comprende las especies que no necesariamente están en peligro de extinción, pero cuyo comercio se debe controlar para evitar la utilización incompatible con su supervivencia. Cuando se importan o exportan pieles que provienen de las especies de la lista del Apéndice II, es necesario que las mismas estén acompañadas por documentación en la que conste su legitimidad y legalidad.

  • Apéndice III:
    El Apéndice III comprende las especies que están protegidas al menos en un país, el cual ha solicitado a las otras partes de CITES ayuda en el control del comercio. El procedimiento para realizar cambios en el Apéndice III es diferente de los procedimientos que se deben realizar en los Apéndices I y II ya que cada parte tiene el derecho de realizar enmiendas unilaterales.
X

Send this to a friend